domingo, 30 de septiembre de 2007

a las escondidas

Mi casa está enfrente de un telo bastante conocido, donde Olmedo y Porcel filmaron "los caballeros de la cama redonda" o algo así, tiene los típicos leones en la puerta, dos entradas para autos, una para caminantes. Y muchas minas, tipos, loquesea, esperando en las cercanías para ver si surgen unos pesos y hacer la noche.
Pero tipo cinco de la tarde salen los nenes del colegio, y el otro día había dos amiguitos de cuatro o cinco (en realidad ya olvidé esta precisión) que iban con sus respectivas madres y mochila, y decidieron jugar a la escondidas en la puerta para caminantes mientras que las madres aborchornadas por la sitaucion les pedían que salgan, que ese no era un umbral para jugar ni sentarse.
Los nenes no entendieron.

2 comentarios:

Don físico dijo...

No entiendo a las madres tampoco. Imponerles un miedo o una censura sobre algo que ni idea tienen nisiquiera.

Gona dijo...

yo fuí a ese telo. La cama estaba en la mitad de la habitación, como suspendida; y en el baño había un muy romantico sacador de piso.