viernes, 31 de agosto de 2007

propiedad horizontal



Hace dos años vivo en un ph en donde hay tres departamentos.

El uno estaba habitado hasta hace unos dos meses por gente desastrosa, egoista, con chicos a los que le gritaban, un viejo de ochenta con una mina de cincuenta, mal cogida por obvias razones y tres nenes con sus padres a los que no querían. Me grité con ellos, hasta que directamente dejé de hablarles.
En el tres vivía Carla con su papá. Este último, sujeto de cincuenta que maltartaba a su hija de 17. Por suerte, ella se fue a vivir andá saber dónde y Jorge se quedó sólo. Tuve un poco de miedo de tenerlo abajo y yo acá en el primero atrincherada y sóla, pero con el tiempo descrubrí que es el tipico golpeador de puertas adentro y sonrisa afuera y directamente lo ignoré.
Hace cosa de un mes, Jorge me dijo que se iba a vivir al sur. El Bolson, un camping que se iba a poner y qué se yo. Marina bailó en la calle cuando abrió la puerta ante semejante noticia.
Este partido lo gané yo, y parecía imposible.

El pasillo que es la antesala a mi casa, estaba lleno de plantas y era obsesivamente limpiado a diario por los vecinos del uno. Logicamente era la familia esa descompuesta, hinchapelotas, que mandaba a la menor a pasar el trapo. También eran ellos los dueños de las lámparas se ve, porque ahora no sólo no tenemos luz sino que el pasillo quedó vacío, oscuro y sucio.
Claro, ya pasó un tiempo desde que el uno está deshabitado y en el tres está Jorge con el pintor, arreglando su casa para alquilarla (Marina pide desesperadamente que vengan a vivir dos pibes, zarpados en buena onda, con amigos y sin novia, que quieran hacer fiestas y asados en el verano, con ganas de tener una muy buena vecina).
Entonces la situación es esta: Marineta atrincherada en el piso de arriba, Jorge abajo con su pintor, eso es: el pasillo apesta. Y me doy cuenta que soy la mujer de la casa y claro, tengo que limpiarlo yo pienso.
Es así que hoy me levanto y me decido a poner lavandina en el balde, escoba, ojotas que no uso desde el verano y a limpiar el pasillo.
Rompí la canilla y sólo tengo lavandina, no eso que deja olor rico, no bajé con las llaves para tirar todo para la calle, sólo con palita, en fin, un desastre como portera, ahora soy la capanga del llompa, y debo estudiar mi tarea.

3 comentarios:

Juan Manuel dijo...

hace tiempo q no me daba una vuelta por acá.. identificado con esto de los ph, esto no ha cambiado mucho o si, depende como lo veas, te acordas? pasillo al fondo, 10 deptos (maso), siguen prevaleciando las señoras mayores, q se empecinaron en no firmarme el permiso para levantar una piecita arriba (en la ex terraza, chau asados, cielo libre y mateadas de balcon). Apelando a la psicologica (si se quiere), logre juntar las 8 putas firmas (no sabes lo q costo convencer a la de al lado, cafe de por medio, ovbio, se aflojó..) y hoy puedo escribir esto desde el 1º piso de un ph de mataderos!!
Mi tio q es ing se encargo de construirlo (siempre bajo el lema: "con lo q me pagaste no te pongas exigente", ante cada embate mio. Trajo su gente y las cosas se fueron ennegreciendo, q el albañil no venía, q la obra se extendio 2 meses mas de lo previsto, q la escalera se desoldó (si, y conmigo a mitad de bajada), q el agua en vez de buscar la rejilla se empecina en entrar al dormitorio, q gracias a q conecto el termo al reves (donde entra la fria puso la caliente) alcance el record de ducha en invierno (4 min 30seg). En fin, una serie de inconvenientes, q me hacen decirles algo: cuando necesiten abaratar los costos, un tio no es buena eleccion y les digo mas (siguiendo los refranes del inyenieri)" a vos te da para una cerveza y queres champán", lo q nunca supo es q detesto el champan!!

ah me olvidaba, siempre es un placer leerte!

Marineta dijo...

juanma...la gente que te lee dice que escribis bien, la susodicha opinba lo mismo...tengo un recuerdo de ese pasillo mas bonito que el mio y de esa espectacular terraza, imagino una pieza y pegaste terrible casa....a pesar de el tio arquitecto y demases embrollos.

Don físico dijo...

Menudo lío.