lunes, 23 de julio de 2007

Cuando hace tiempo empezamos a vernos los lunes a las cuatro, nos pareció que estaba bueno tener un empiezodesemana diferente a muchos.
Y fueron bastantes horas, sentados en corro con boina a lo Joaquin, sin besos eso si; porque la cosa estaba en otro lado, no sé muy bien donde reside, si en los años, en la confianza, en las miradas, en las noches...nos gusta hablar, hablarnos, acercarnos al mundo de cada uno, sin explcaciones, sin precauciones, sin permisos, sin callarse, sin antojos, sin prejuicios, y él me conoce, me saca la ficha, me jode, me critica, y yo hago las mías, le doy otra vuelta de rosca, le digo lo que pienso, o invento, y eso en esa lógica está bien, y sigo mañana porque me toca el timbre. Matador, que se yo.

2 comentarios:

lenguaviperina dijo...

suena bien... qué sé yo.

Marineta dijo...

se agradece...el que se yo, me gusta, es demasiado que se yo.