viernes, 25 de mayo de 2007

Queres otro hielo?


Confieso que ayer me quedé en la barra de un bar sentada seis horas, de las cuales se dividieron entre mi entrañable Pampita por un lado y, cuando ella decidió que ya estaba, que el sobre la espereba, yo respiré profundo y decidí que todavía no estaba. Cuatro gin tonic.

Mi hermano dice que no diga que tomo gin , él argumenta que eso es de hombres, y que ante la pregunta de qué estás tomando, mi respuesta sea -vodka con seven up., dice que queda mejor, más de mujer Mari, haceme caso.

Retomo, pocas veces me quedé Sola en una barra en San Telmo, en realidad Sola Sola no, porque estaban ahí la pareja gay que no es (eso se merece otro post), pero de todas maneras, sabía que me iba a ir Sola, que estaba ahí sin nadie para mirar y entenderme sin palabras, sin nadie que oficiara de segunda, así fue que a las 4 am me levanté, saludé a los que quedaban en el bar que ya cerraba sus percianas, caminé una cuadra desierta por San Telmo, encontré un taxi, le indiqué el camino, y mientras el tachero pensaba en si sacarme o no conversación, tiró un

-trabajas o estudiás?

Yo, sin mucha energía y cuatro gin encima, me reí y le dije tristemente -hace demasiados años que nadie me pregunta eso, hace muchos años que yo no puedo no trabajar.

- Ah, entonces no debes aparentar la edad que tenés.

Me sonrío y le digo que eso a esa altura de la noche es un cumplido enorme.

Después de discutir un rato sobre la edad y la soledad (y me acabo de dar cuenta que soledad es igual a sol mas edad, y eso?) . Sí, me puse a charlar de eso con el tachero, y les juro que yo no fui la que sacó el tema, de hecho le dije que me estaba esperando mi marido, por esa cosa de la seguridad o que sé yo. El taxista con cara de payaso triste me responde que era su cumpleaños y que bueno, estaba ahí y se sentía sólo.


Que noche más extraña, y cómo me gusta sentirme adormecida por el gin y su tónica.


2 comentarios:

Tratando de subir al tren de la vida dijo...

Hace un tiempo me pasó lo mismo con un tachero.
Empezó hablando de la noche, siguió con la edad y lo boludos que son los veintiañeros.
Yo iba algo tomada (larga noche de por medio) y para cuando me di cuenta que estaba tratando de levantarme ya me estaba bajando.
Una lastima, lindo pibe.

Marina dijo...

Marineta:
Bueno, veo que nos une el nombre, y no sólo eso, porque un amigo que tengo en mexico me dice Marineta.

Me gusta el gin, gin tonic, y si no tomo cerveza tomo eso, y no me importa decirlo...me parece mejor que decir vodka con 7 up en todo caso...

Vivo en San Telmo y he ido sola al bar (mi bar) de perú y ee uu.

Escribí alguna vez un post en que separaba la palabra soledad, creo que mi "descule" había sido algo así como un Sol que Da, que es más positivo...si encuentro el post se lo mando.

eso,

saludos