lunes, 23 de abril de 2007

oir amor

Lo cierto es que hoy anduve pensando en el corazón. No me gusta escribir acerca de si amo o no amo, o sobre el amor que no llega, que llegó que se fue, que está. En realidad no me gusta escribirlo acá, la sensación de poca privacidad en cuanto a mi corazón me da vértigo.
Pero últimamente ando recordando mucho un fragmento de Luna de Avellaneda. Están los dos en un barco pequeño en el Riachuelo, y tienen una conversación en la él le termina confesando que está enamorado de ella, así despues de un ratito, una vez en tierra, ella da una serie de explicaciones acerca de la imposibilidad de enamorarse, en la que figura una que me sienta muy bien, aquí va.
-Es que yo estoy baqueteada mal, no sé si entendes. No quiero ser madre. Quiero ser hija!
Y termina la escena (que por cierto está muy lograda), cuando él le tira un...
-Bancate el amor! (todos recuerdan esta frase, quién no la repitió alguna vez?)

Así es que quería contarla, y que también quería dar un par de explicaciones. Esto de armar una pared protectora, de defender al pericardio, de tanto corazón coraza, muchas veces salió para el orto, pero otras tantas hizo un buen papel, y sí es inevitable a nadie le gusta sufrir, y si puede evitarlo porqué no. Ahora bien...por suerte el tejido del miocardio se reconstituye.

5 comentarios:

beluchita dijo...

...y si amigA....asi son las cosas...querer...no querer...enamorarse...es lindo vos sabés que si... esas cosas están buenas...y lo lindo que es cuando empezamos con los sintomas...esos bonitos que gustan a todos...pero que vacio cuando no llegan y se necesitan...pero que mas dá si sabemos bien que si hace mucho que no los vemos...es por que estan por venir

Carito... dijo...

las baqueteadas te agradecemos el mensaje...y la reflexión...

Luciernagaa dijo...

qué lindo post!

Juan Manuel dijo...

leyendo tus lineas como no detenerme en la luna (de avellaneda), recordada pelicula; y esa escena del lago (porq no deja de serlo) es memorable!!...el cuento de la niña de las cerillas (q mi viejo me conto de chico, ah es de Hans Christian Andersen), él remando "enojado" y luego reclamando la pulserita de lata, el pelo q no tiene nada q ver porq no es con tu pelo, a ella tu pelo le encanta, y para ella él esta ahí y su tipo está allá (en la otra orilla), y llegamos a la frase "no quiero ser madre, quiero ser hija": para mi, fue un fallido, y no me vengas con q soy psicologo, es un fallido q quedó maravilloso, y creo q por eso Campanella lo dejó así. Y sino, volve a ver la escena, y observá como Valeria duda un instante y...manda el "quiero ser hija", otra vez: muy bien Valeria!! bueno, eso es todo, ah, me olvidaba Fanego y Darin en el ultimo round (antes de votar), aun me sigue emocionando...

Marinita dijo...

un aplauso a Juan Manuel, la contaste mejor que yo. Me la hicicte recordar...q bueno los anillos posteriormente entregado con "el mismo motivo que la pulsera"...y no fue un acto fallido. No, está demasiado bien logrado.