martes, 20 de marzo de 2007

Chinatown

Puente.
Hay 500 km que nos separan. También hay una pared grandeeeee entre los dos. Guardias. Cosas que pasaron. Hay una puerta casi impenetrable. Horarios de visita. Y 500 km.
Entonces, hoy es un día de esos que a él le gustaría compartir. Eso, compartir. Y así como hace unos años yo te lleve la torta, y muchas me miraron mal, y me sentí que estaba cerca tuyo y te conocía poco o nada; después de mucha agua abajo de este puente que nos separa, quiero darte un abrazo, quiero brindar, quiero que me mirés y me digas como siempre -portate mal y cuidate.
Sí, pero no pasa, y me desahogo. Y pienso en tus regalos y la caja en que los mande. Que te lleguen, que te gusten, que sientas un poco el olor. Los olores son importantes allá. O eso creo. Y que te sientas acompañado. Que te sientas aunque sea un poco más cerca. Rosario-Buenos Aires. Coronda.
Así es que un segundo padre empieza a formar parte de esta vida a 500 km. Las distancias acaban con cualquiera. Pero no, vos te la bancás. De buena madera dicen que estás hecho. Y con eso alcanza.
Te veo pronto, pero no hoy, e intento decirte que hoy es tuyo, que es tu día, que es tu día en mí.
Te ragalo todas las sonrisas del mundo. Y no alcanza.
Felices 37-

2 comentarios:

marisa dijo...

Marinita, la verdad te pasaste, me gusto muchisimo y espero que a el tambien.
Te mando un beso enorme, cuidate.
Marisita

centragasal dijo...

CHE MARINITA, ANTES QUE NADA "TE ADORO"GUACHITA TIERNA;hice un comentario con otra cosa que agreguè y no enviò,resultado:tu pagina me llevò a que me arme un blog y nose como seguir,el comentario inicial??nunca saliò!!!