jueves, 8 de marzo de 2007

Chicas...

Me llega una mensaje de texto a las 8.39 diciendo, feliz día de la mujer, leo el clarín a eso de las 10.30 y hay aproximadamente diez felicitaciones con los sarcasmos correspondientes, desde el sindicato que jamás una mujer condució hasta el Disco que no acepta mujeres embarazadas, el alto palermo que dice saber que las mujeres consumen más que los hombres, chevrolet acusando que no es un día para regalar sino para recordar que nunca se nos regaló nada(ya que ponerle un moño a un auto en la Argentina del 2000 es practicamente imposible), el gobierno de la provincia de buenos aires que más machista imposible, la compañía de seguros que te ragala 150 pé para que comsumas y por último la propaganda de avón que hace más bellas a las mujeres por dentro olvidandose que lo que importa en el fondo nada tiene que ver con eso.
Y me dan ganas de vomitar.

Pero no vomito porque ya que tenemos un día nosotras, lo aprovecho. Y más que felicitaciones mejor hablemos de nosotras, de las igualdades que todavía no tenemos, de los golpes recibidos por hombres, de nuestros sueldos que son simpre más bajos que los del otro género, de las madres solteras, de los idiotas de nuestros jefes que nos miran las tetas cuando tienen que mirar a los ojos, de las puteadas por manejar y ser mujer, de los días de paternidad que no se porqué mierda no los dan, de las violaciones en cualquier esquina, de tardar siempre más en caminar dos cuadras porque te da miedo pasar por ahí, de no poder esperar un bondi a las 12 de la noche porque anda a saber, de tomar un radio taxi, porque el tachero en la calle puede no sabés qué, de pelear por un lugar en la legislatura sin tener que ser la hermana o novia de, de no querer tener un día porque no tiene sentido tener un día si vivimos todo el año.

2 comentarios:

Marinita dijo...

lllllll

P a b l o dijo...

Muy buen post. Tengo la suerte de estar viviendo en un país donde la igualdad de géneros está más cerca de ser realidad que utopía, los días de paternidad/maternidad los divide la pareja como quiere y son más que generosos, el estado tiene guarderías subsidiadas para que las madres puedan trabajar, hay una buena presidenta que fue reelegida, el riesgo de una violación callejera es prácticamente inexistente, y las mujeres en general parecen tener opiniones más fuertes y expresarlas más claramente. No todo es perfecto aun, y las mújeres siguen ganando menos que los hombres por igual trabajo, en carreras científcas y técnicas sigue habiendo mayoría masculina abrumadora, y la violencia doméstica es un problema grave derivado del alcoholismo. Pero al menos hay un camino abierto. Argentina está un poco más lejos, pero creo que nuestra generación es mucho menos machista que la anterior, así que ojalá con los años estemos más cerca de las cosas como deberían ser.

PD. Gracias por visitar mi blog.