sábado, 17 de febrero de 2007

Shhh....silencio


"No puede juzgarse a una nación por la manera en que trata a sus cuidadanos más ilustres, sino por el trato dispensado a los más marginados: a sus presos"
Nelson Mandela

Una amiga mía dice que el sexo es raro.
-Si, es verdad- digo yo.
-No sé-dice con voz de cigarro y vino tinto- no lo termino de entender.
-Mirá, es raro...todo el mundo lo hace, es una de las cosas que más le gusta hacer/disfutar/gozar a todos y no lo hacen ni siquiera los que se ven desnudos todos los días.
-Si, no sé porqué, en realidad es tan común, no lo comprendo...no sé...es raro.
El cigarro se apaga en el cenicero, dejo la copa y sostengo.
-Debe ser por la iglesia católica esa defensa de la castidad y de criticar el goce, son los malditos retrógadas que cogen debajo del atrio con un pendejo que no llega al metro diez.

Se terminó la botella, los cigarros de diez se quedaron cortos y sigo pensando en las cosas raras, vaya a saber uno si... culpa de la Iglesia, del sistema, de la tv o de cada cual a lo suyo y a no mirar pa fuera que enceguece.

El no hablar de sexo provoca embarazos en pendejas de doce, SIDA, abortos no deseados y muertes de quiceañeras -el perejil no va sino más que en la milanesa- (de las que mejor no dar la estadística porque sino la ley para que cada uno decida qué hacer con su cuerpo no tendría más que ser sancionada, en lugar de quedar en cualquier cajon del congreso).
Es raro, de los presos tampoco se habla, y tiene sus consecuncias ese silencio.
El sentido común pide castigo al que infringe la ley, si alguien es acusado de un crimen debe marchar preso. Las doñas rosas, la gente de bien -como uno, entinde- los viejos sentados en la esquina, las mujeres que miran el noticiero de santo, los progresistas, los no tanto, los de derecha cuasi fazi-macristas, los que no tienen idea, los chorros de guante blanco y los arrebatadores de carteras....todos piden que el ciudadano que infringe la ley (en cualqueira de sus formas) pierda su libertad.
Nadie habla de los presos y las carceles y de qué genera y para qué sirven, el sentido común no siempre es el correcto, no busquemos la resouesta ahí.
Cualquiera que ahonde un poco más en su cabeza logrará entender que la cárcel no hace más que producir/reproducir miseria. En lugar de resocializar, criminaliza, en lugar de educar, destruye cerebros, en lugar de generar oficios, destruye capacidades, y ademas de esto, mata.
La cárcel en lugar de hacer de esta, una sociedad más humana en donde podamos aprender y crecer a partir de los errores, lo único que hace es generar más miseria/tristeza/violencia/crimen/toruras/destierros/muerte.
El 80% de los adultos mayores presos, en su niñez estuvieron en un reformatorio...no será más que una fatal casualidad?
-Raro, el sexo es raro.
-Si, es verdad, nadie habla de eso y sin embargo es tan de todos.
-Las cárceles también son raras-y tomo un trago.

2 comentarios:

Lolamaar dijo...

sos una genia. te admiro nena.
es cierto que de cárceles no hablamos, pero nosotras con eso de hablar de sexo no nos quedamos atrás... no? :)

Carito dijo...

qué es lo bueno de esto? que nos encontramos... que los vinos, los cigarros, y las luchas nos juntaron... que todas y cada una de estas cosas... y es por eso que nada nos puede parar...
muy propio lo de la alquimia... te quiero mucho